La conciliación de tu actividad laboral y tu vida familiar

     La conciliación de tu actividad laboral y tu vida familiar es un cambio a afrontar en muchos casos con urgencia. Empresario o emprendedor, autónomo o empleado, el tiempo que dedicas al trabajo, no es ni por asomo lo que tenías proyectado o pensado, dedicarías un tiempo razonable a la familia y a los amigos; los Miércoles de cine con tu pareja, ir al gimnasio o jugar al paddle los Jueves con los amigos, sin olvidarte de la barbacoa del Sábado; en fin, lo que llamas calidad de vida.

     ¿Y dónde quedó todo esto? El jefe se queda en la oficina hasta las diez, y yo no me voy a marchar antes, así aseguro mi puesto de trabajo. Tal vez tu jefe no tiene vida privada o la que tiene no le satisface y por eso tú no vas a seguir sus pasos; la seguridad del puesto la consigues con la excelencia, siendo un trabajador eficiente y eficaz en tu tiempo de trabajo; el presentismo laboral deja paso a la productividad, tienes un salario por el trabajo bien realizado, no por las horas que estás presente en el puesto de trabajo.

     Te sientes realizado cuando tu jefe y compañeros, o simplemente tus amigos, reconocen la cantidad de horas que echas en tu actividad, el esfuerzo casi titánico que realizas para conseguir el estatus que posees. Y aún te sentirás mejor si ese reconocimiento lo consigues en tu jornada y se lo puedes contar a tu pareja de camino al cine o el Sábado en la barbacoa con la familia o los amigos. Cuanto menos tiempo inviertas en conseguir tus objetivos, mayor reconocimiento tendrás y más tiempo para poderlo contar.

     Y si llamas pasión a tu trabajo, te sientes autorrealizado con él, con más razón para buscar tu autorrealización en el resto de facetas que componen tu persona; eres madre e hija, compañero y amigo, en esas áreas la autorrealización te completan como persona, eres una silla en la que todas sus patas tienen la misma importancia, de lo contrario tu silla cojea y resulta incómodo estar en ella.

     Siempre estás a tiempo de iniciar los cambios oportunos, las acciones necesarias para recuperar el equilibrio perdido; márcate un objetivo, míralo desde otra perspectiva, enfócalo con otra mirada, elabora un plan de acción y manos a la obra, llévalo a cabo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s